Navidad los peligros para tu perro

¿Sabías que en estas fiestas tu perro corre algunos peligros?

Adornos, luces, Nochebuenas, envoltorios de regalo, un agradable clima frío, comida… son muchos los íconos que reconocemos con las festividades navideñas que nos hacen disfrutar estas fechas. Sin embargo, lo que para nosotros es “bonito”, para nuestros perros puede resultar en algunos peligros si no tomamos las precauciones adecuadas.

Cortes, electrocuciones, intoxicaciones e indigestiones son los problemas más atendidos por veterinarios en estas fiestas. Esto se debe a que las decoraciones, los preparativos y las reuniones significan un cambio radical en las costumbres del hogar; los cambios de rutina pueden confundirlo y hacerlo más propenso a los accidentes. Aquí en Gröl te explicamos los porqués y te daremos algunas recomendaciones para evitarlos.

 Peligro 1: Adornos del árbol 

Todo lo que hacemos le comunica algo a nuestro perro. Ver a toda la familia decorar el árbol navideño puede hacer que un perro joven, activo o juguetón lo interprete como una actividad de juego en la que participar. Además, al ver que todos los miembros de su “manada” manipulan los adornos le puede hacer creer que se trata de juguetes, los cuales a veces toman y, sin querer, ingieren.

Y aún después de haber arreglado el árbol, los perros, y más aún los cachorros, se caracterizan por ser curiosos con los objetos brillantes y coloridos. Sin la supervisión adecuada,  lo más probable es que el perro intente olfatear y mordisquear los adornos, lo que puede provocarles obstrucciones intestinales.

Si quieres utilizar adornos, asegúrate de que estos sean irrompibles y que carezcan de esquinas cortantes o con filo, pues aunque no ingieran el adorno completo, sí podrían romper una esfera y lamer los trozos. Una forma aún más radical de evitar accidentes es impedir el acceso del perro a la zona donde se encuentra el árbol de Navidad. Para ello, puedes colocar una malla protectora.

 Peligro 2. Cables y luces 

Las luces son uno de los adornos clásicos y de mayor presencia en nuestros hogares. Sin embargo, son muy peligrosos para los perros, pues un mordisco en alguno de los cables provocaría una descarga eléctrica, lo que puede causar quemaduras graves para nuestra mascota.

Lo mejor es desconectar estos adornos cuando el perro esté solo en casa. Otra precaución sería esconder el cable bajo una alfombra o hacer que los cables pasen por las esquinas que unen las paredes con el techo, es decir, siempre fuera del alcance del perro.

 Peligro 3. Flores tóxicas 

El Abeto y la flor de Nochebuena, las más comunes en la decoración de estas fechas, son venenosas al ser ingeridas. Lo más recomendable es mantenerlas fuera de su alcance. En todo caso, hay que estar muy alertas al comportamiento de nuestras mascotas: el hecho de que vomiten puede indicar que se han intoxicado, por lo que hay que acudir al veterinario de inmediato.

Un riesgo adicional son las hojas de los árboles de navidad. Los abetos tienen acículas afiladas, su forma y rigidez las convierte en agujas naturales que, de ser ingeridas, puede provocarle a los perros una perforación intestinal. Por ello, el árbol debe estar bien sujeto para evitar caídas.

La última precaución con un árbol natural es evitar que el perro beba agua de su maceta, pues los árboles pueden contener productos insecticidas que resultan tóxicos para los perros.

 Peligro 4. Los regalos 

Así es. Y no estamos exagerando: se han documentado accidentes ocurridos con los regalos dejados por Santa Claus y los Reyes Magos. Los teléfonos móviles, por ejemplo, han llegado a llamar la atención de algunos perros que, después de destrozar la caja, rompen los mismos teléfonos y se tragan los componentes. Lo ideal es no dejar estos dispositivos a su alcance (ni en Navidad ni en otra época del año).

En todo caso, siempre debemos considerar el escenario extremo ante cualquier regalo: “si mi perro llegara a morderlo, ¿podría suponer un peligro para él?” Y en última instancia, hay que evaluar si nos gustaría que nuestro perro destruyera los regalos.

Lo mejor es estar al pendiente de él o, de nuevo, impedir el acceso a la zona donde estos se encuentran.

 Peligro 5. Cambios de temperatura 

Diciembre es uno de los meses más fríos del año, y justo como puede afectar nuestra salud, también puede alterar la de nuestros perros.

Si en nuestros hogares contamos con calefacción y decidimos pasear al perro, el cambio del interior tibio al frío aire del exterior supone un contraste de temperatura que puede causar enfermedades en el perro.

Si vives en una zona nevada, no te confíes del pelaje de tu mascota, el hielo puede provocar heridas en las almohadillas de sus patas o entre sus dedos. Por lo tanto, si deseas dar un largo paseo con él lo mejor será proteger sus patas con unos patucos o aplicar crema hidratante protectora especial para perros, la cual forma una barrera eficaz contra el hielo.

 Peligro 6. Intoxicaciones alimentaria 

Hay muchas razones por las cuales, en general, debemos evitar compartir la comida con nuestros perros, pero éstas son particularmente más sensibles en las fechas navideñas. Hay muchos alimentos que son perjudiciales para su salud, como el chocolate que contiene teobromina, la cual resulta tóxica para los perros pues no pueden procesarla.

Pero también suponen un riesgo la ingesta de alimentos muy condimentados y los huesos de pavo (que son porosos y, por lo tanto, liberan astillas que podrían provocarle mucho dolor); eso sin contar que darle libre acceso a la comida podría causar una indigestión y muchos otros problemas gastrointestinales.

Por ello, evitemos variar de forma sustancial su dieta durante Navidad. De igual forma hay que informar al respecto a las visitas, nuestros familiares, amigos y sobre todo los niños deben saber que no pueden ofrecer al perro dulces u otros alimentos que pongan en riesgo su salud.

No debes asustarte de más: lo más probable es que muchas de estas precauciones ya las tomaras con anterioridad, pero ahora puedes prestar más atención a ellas. De ese modo podrás vivir con tranquilidad estas fechas.

En Gröl les deseamos a ti y a tu perro una muy Feliz Navidad y un próspero Año Nuevo.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados