Tu perro no es agresivo: Es un perro

La agresividad entre perros es normal si sabes identificar sus razones.

En primer lugar, debemos definir la agresividad como la tendencia a actuar o responder violentamente a una situación o un estímulo.

impronta

Mientras que en nuestra especie tenemos muchas maneras de resolver nuestras diferencias antes de llegar a la violencia física, en los perros este comportamiento es la primera opción para resolver conflictos, y se divide en tres categorías: la agresividad no provocada, el ataque y el comportamiento hostil. Pero hay otro tipo de agresiones que deberían preocuparnos menos y que pueden ser la raíz de las anteriores.

El comportamiento agresivo es común entre los cachorros a partir de las cuatro y cinco semanas de nacidos, pues su naturaleza es competir y atacarse entre hermanos, así que no debería alarmarnos: a esta edad aún no son animales sociales, esa es una conducta que se adquiere durante el crecimiento.

De cierta manera, podríamos decir que todos los animales recién nacidos son egoístas en sentido de su instinto, que los hace mirar por su propia supervivencia. Al crecer, su conducta se modifica en algo que nosotros podríamos definir como altruismo, una idea muy interesante, pues paradójicamente nos permite comprender por qué la agresión es parte fundamental de ser animales sociales.

Si lo observamos con objetividad, ser “altruista” entre los animales es una forma sofisticada de mantener su “egoísmo”, solo que en ese punto los animales ya no buscan un beneficio inmediato, sino a largo plazo.

En los perros, este es un comportamiento definido en su genética.

La principal motivación para ser agresivos es la aparición de un ser de la misma especie, pues su instinto les indica que tendrán que competir por los mismos recursos (comida, territorio, atención, etc) aún cuando éstos estén igualmente disponibles para nuestras mascotas. Después de todo, ellos no están seguros de esto.

Por eso mismo, muchos animales pueden mostrarse hostiles hacia miembros de otras especies. Los científicos que estudian el comportamiento animal dividen la agresión en competitiva y defensiva; pero aún haría falta incluir otra división: la agresión depredadora, que no es compatible con la definición al principio de este texto, pues se trata de un instinto para buscar comida y, por lo tanto, para sobrevivir.

La agresión entre perros se controla cuando existe una impronta correcta las primeras 9 semanas de vida y una socialización adecuada con perros, humanos y animales de otras especies en su etapa de cachorros entre 3 y 6 meses aunado a un claro rol del "Alfa" de un humano que delimita y corrige a los perros cuando son adultos.

 


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados