Braco Alemán

 Otros nombres 

El Braco Alemán no tiene otro nombre por el cual es conocido.

 Longevidad 

De 12 a 14 años. Entre los factores más importantes para determinar su longevidad están su nivel de ejercicio, la alimentación y sus estados de salud.

 Origen 

No se tiene evidencia concreta del origen de esta raza, pero la teoría más aceptada es que surgió a partir de la cruza (cuyos motivos se desconocen) entre un pointer español y un pointer inglés. Lo que sí es seguro es que se originó en Alemania. Su registro más antiguo se encuentra en un libro donde el príncipe Albrecht de Solms-Braunfels describe las características de la raza; en ese momento y hasta la fecha, la raza es muy popular en la cacería.

 Características Físicas 

Se le considera una raza grande, fuerte y musculosa, aunque poco visible aún con su pelaje de una sola capa corta, áspera y dura al tacto. Su cuerpo es rectangular, es decir, son más largos que altos a la cruz, mientras que su cabeza es ancha con un stop semi pronunciado y llevan sus grandes orejas con inserción alta caídas hacia los lados y ligeramente hacia enfrente. Los machos miden de 62 a 66 cm a la cruz y las hembras van de los 58 a los 66 cm a la cruz. En cuanto al peso, ambos deben estar entre 25 y los 30 kg.

 Comportamiento 

El braco alemán es conocida por ser activo y curioso, producto de su naturaleza como perro de caza; por esta misma naturaleza es que necesitan ejercitarse constantemente o podrían tener actitudes destructivas en el hogar, es por eso que si su espacio es amplio y libre para que corran son excelentes mascotas y, por el contrario, su carácter es difícil de manejar cuando se les tiene confinados dentro de una casa. Además de su gran energía, se sabe que son lo bastante inteligentes para entender muchas de las indicaciones que se les dan. Por todo lo anterior, son una opción excelente para las familias con niños, con quienes jugarán incansablemente mientras cuidan de ellos. Sin embargo, hay que tomar en cuenta que suele ladrar en exceso y por su alto instinto de presa, puede atacar a perros y animales más pequeños si no se le entrenó adecuadamente en la socialización.

 Clasificaciones 

Perro activo, Perro de cacería.

 Socialización 

Con otros perros: Para que su instinto de cacería no se enfoque en otros perros o animales, es necesario que durante la crianza el perro socialice con ellos, además de una exposición a distintos medios ambientes.

Con humanos: Al igual que con los perros, es muy importante su interacción con humanos en su etapa de cachorro para desarrollar su equilibrio emocional, pues lo ayudará a ser menos desconfiado de los extraños y reducir así sus ladridos.

     Usos 

    Desde sus orígenes hasta la fecha, esta raza ha sido ocupada para la cacería, pero en tiempos recientes se ha popularizado como perro de compañía.

     Cuidados 

    Como ya se mencionó, lo principal que hay que cuidar es su actividad física; como mínimo, requerirá tres paseos al día para ejercitarse adecuadamente, pero lo más recomendable es que el perro viva en un espacio abierto (como un jardín) para que pueda ejercitarse a su ritmo y evitar que descargue esa energía en comportamientos destructivos dentro de casa; por lo mismo, requiere de constante atención familiar, pues su apego es tal que no deben quedarse solos por largos períodos de tiempo. Su pelaje, aunque corto, requerirá de dos a tres cepilladas semanales y solo se le debe bañar cuando sea necesario, pues podríamos remover los óleos naturales que protegen su piel.

     Problemas Médicos Comunes 

    Aún con toda su actividad física, esta raza es propensa a enfermedades como la displasia de cadera, provocada por una malformación en la cavidad de la cadera; la torsión gástrica (o “estómago torcido”) y la Atrofia Progresiva de Retina que afecta la visión del perro.


    Dejar un comentario

    Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados